Un San Valentí­n diferente

El amor es maravilloso. Del principio hasta el final, del hormigueo que te recorre el estómago hasta el día de tu boda. Por eso hay un día dedicado a ti, a los enamorados, a San Valentín. Sin embargo, cada 14 de febrero terminas enfrentándote a las mismas dudas y cuestiones: ¿Qué le regalo a mi pareja? ¿Dónde podemos cenar? ¿Qué podemos hacer diferente? Y el hormigueo en el estómago se convierte en un frío escalofrío que recorre tu espalda a más velocidad cuando se acerca el ansiado día.

Por ese motivo, como lo sabemos, en tu blog de conservas de vegetales favorito hemos seleccionado unas ideas con ese toque genuino que tanto nos gusta para que, tanto tú como tu pareja, disfrutéis de una auténtica velada, de un auténtico día de San Valentín diferente.

Para ello, te presentamos dos opciones distintas tanto si eres viajero como si te gusta disfrutar de los placeres de tu casa.

Una escapada romántica

Vale, sí, quizás pienses que es poco trillado, pero existen multitud de escapadas románticas que todavía no has hecho. Por ejemplo, pasar una estupenda velada en un molino rehabilitado y decorado como un alojamiento para que disfrutes de todo tipo de comodidades. Se trata de un plan diferente (¿Quién ha dormido en un molino?) donde podrás vivir un San Valentín diferente y lleno de pasión.

Un molino suele tener una distribución interior de tres plantas: el silo, donde se encuentra las famosas escaleras de caracol; la camareta, donde antiguamente se guardaban los utensilios de la molienda; y la acogedora habitación. Así, puedes dejarte llevar por sus vigas madera y acurrucarte en sus chimeneas con tu pareja a la luz de la luna mientras cenáis vuestra salsa para pasta favorita.

A modo de recomendación puedes ir al Ol Smock Windmill situado en Benenden (Inglaterra) o al Moinho do Marco situado en el Parque Natural de Arrábida en Setúbal (Portugal). Ambos cuentan con todo lo necesario para pasar una velada para recordar toda la vida.

Una velada en casa

Para los auténticamente caseros también hemos preparado una velada especial para pasar un San Valentín diferente. Lo primordial es la cena, ese toque único y distintivo que te pueden aportar unos espaguetis con albóndigas y salsa para pasta para imitar una de las escenas más románticas del cine de animación de la Dama y el Vagabundo.

Para prepararlos sólo necesitarás la pasta, la salsa para pasta que quieras, las albóndigas y un poquito de queso parmesano. En una sartén vamos echando los ingredientes uno a uno hasta formar un plato auténticamente romántico y casero y que seguro que le encantará a tu pareja.

Para preparar la mesa no basta con apagar las luces y poner las velas. También puedes adornar con papel de lienzo con poesías de Karmelo Iribarren o Bécquer y enchufar en la radio tus canciones favoritas de Leonard Cohen o Joaquín Sabina. Para finalizar la cena, puedes disfrutar de una película como Love Actually u Olvídate de mí. Tú decides.

Estas son las dos opciones que te presentamos para pasar un San Valentín diferente y disfrutar de una velada para recordar con tu pareja. Y tú, ¿qué vas a hacer para San Valentín?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *