Salmorejo al toque Hida

¿Buscas una receta fácil y a la vez sabrosa y completa que te ayude a combatir estos primeros calores? Prueba a elaborar un salmorejo “al toque Hida”

¿Qué necesitas?

– Una lata de Tomate Entero Pelado Hida (tenemos tres tipos de tamaño para que puedas adaptar la cantidad a lo que desees preparar finalmente, así podrás elegir entre la lata de ½ kg y la de 1 kg. Si deseas preparar más o menos cantidad, te recomendamos que adaptes las cantidades del resto de ingredientes de esta sencilla receta)

– 100 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra, te recomendamos que utilices el llamado oro líquido para que el resultado sea mucho más sabroso que lo que conseguirás con otro tipo de aceites.

– 200 gramos de miga de pan duro

– 1 diente de ajo (si no te gusta mucho que quede muy fuerte, puedes utilizar solo medio diente)

– Sal a gusto (si es tu primer salmorejo te recomendamos que eches pellizquitos de sal hasta que llegue al punto que esté a tu gusto, así no te pasarás y podrás ir rectificando a tiempo)

¿Cómo se prepara?

El proceso es muy sencillo, ya verás cómo en unos minutos tienes preparado un delicioso salmorejo al toque Hida:

– Abre la lata de Tomate Entero Pelado Hida, trocea los tomates, ponlos en un bol y pásalos por la batidora hasta que queden muy triturados. Como están pelados no será necesario que tengas que pasar el resultado por un colador.

– Ahora corta el pan en trozos y, junto con el medio diente de ajo, añádelo al bol donde está el tomate triturado.

– Deja que la mezcla repose entre 10 y 15 minutos para que el pan se ponga blandito.

– Añade la sal y el aceite de oliva y pasa de nuevo toda la mezcla por la batidora hasta que te quede una crema ligera y sin grumos ni restos de los trozos de pan.

– Esta parte ¡ya está lista! Mete el recipiente en la nevera para que se vaya enfriando.

– El toque final a la hora de servirlo viene con el acompañamiento de un huevo cocido cortado en láminas y dispuesto sobre el salmorejo en finas láminas, para que no se hunda y así se pueda comer por separado. Y ¿algo más? Añade un poco de jamón serrano cortado en trozos muy muy pequeños.

Así de fácil, una receta que puede servir como plato único durante este verano porque tiene prácticamente todo lo que tu cuerpo necesita para continuar con tu jornada llena de vitaminas y proteínas de lo más sanas. ¿Te atreverás a prepararla? Cuéntanos el resultado ¡nos encantará saber cómo ha sido tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *