Trash cooking: cómo cocinar con las sobras del día anterior

trash-cooking

El trash cooking es una técnica que utiliza los “desperdicios” o las sobras de otros cocinados o platos que no hemos consumido del todo para preparar otro plato. Aunque el término pueda resultar un tanto extraño, en realidad no lo es, ya que en muchas ocasiones utilizamos los restos del cocido para preparar croquetas, por ejemplo. Por ese motivo, en el blog de conservas vegetales de Hida Alimentación os contamos qué podéis preparar utilizando esta técnica. ¡Toma nota!

Algunos trucos previos con trash cooking

Un ingrediente que podemos aprovechar son las verduras, por ejemplo, preparando snacks con la piel de una patata y pasándola por la sartén o por el horno. También podemos aprovechar las cáscaras del limón o la naranja para darle aroma al azúcar.

Con el sobrante de limpiar carnes o pescados podemos preparar caldos, aprovechando huesos o trozos que sean más complicados de integrar en platos.

Platos para preparar aplicando el trash cooking 

Un pisto de verduras es fácil de preparar ya que podemos utilizar los trozos de verdura que se nos van quedando tanto en la nevera como en el congelador. Como le añadimos tomate natural, las verduras quedan tiernas y no notaremos que son restos que teníamos guardados en nuestro frigo. Además de aguantar bien el congelado, es un acompañamiento perfecto para carnes, pescados, arroces o pasta. No obstante, nosotros te recomendamos nuestro pisto de verduras, que mantiene todo el sabor natural que tanto te gusta.

Otra opción es preparar una tortilla utilizando restos de verdura o carne que tengamos en casa, ya sea con un solo ingrediente o con varios. Lo bueno de las tortillas es que nos sirven tanto para preparar una comida como una cena.

Preparar cremas para aprovechar las frutas y verduras que tenemos en el frigo o la despensa es otra forma de realizar trash cooking. Podemos preparar desde un gazpacho tanto con sus ingredientes tradicionales, como el tomate natural, como experimentar con recetas de gazpacho con frutas.

La forma más común de aplicar el trash cooking a nuestros cocinados es preparar una ensalada añadiéndole a nuestra base los trozos de verduras, carnes o pescado que tengamos en casa.

Pasamos a lo dulce

Las compotas o mermeladas son otra forma de aprovechar la fruta madura que tengamos en casa y evitar que se nos eche a perder. Además de no haber desperdiciado comida, ahora tendremos un producto más con el que acompañar unas tostadas o un yogurt. Si eres más fan del salado que del dulce, también puedes preparar una compota o una mermelada con tomate natural.

Llegando al postre, los helados y batidos caseros son la forma perfecta de aprovechar la fruta que se nos pueda estropear. Para preparar el batido solo tendremos que mezclar la fruta con leche y batirlo. Elaborar un helado es un proceso que requiere más tiempo pero que también es sencillo de hacer y nos ayudará igualmente a no tener que tirar alimentos.

Y estas son algunas de las recetas y trucos que puedes poner en práctica con la técnica Trash cooking. ¿Te animas a preparar alguna receta aprovechando las verduras que tienes por casa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.