Pasos para un consumo responsable de los alimentos

paso-consumo-responsable-alimentos

El consumo responsable de los alimentos es algo que va más allá de la elección de qué comemos cada día, pues también incluye otras metas como intentar acortar la distancia entre lugar de producción y de consumo o apostar por productos de temporada.

Por ese motivo, desde el blog de conservas de vegetales de Hida Alimentación os vamos a hablar sobre qué pasos podemos seguir para hacer que nuestro consumo de alimentos sea más responsable.

Qué es el consumo responsable de alimentos

En realidad, no es más que prestar atención a lo que compramos, es decir, fijarnos en su procedencia, si son alimentos de temporada o no, qué empresa los fabrica o si su envase puede reciclarse, entre otras cosas. Al prestar atención a estas cosas lo que estamos haciendo es contribuir a mejorar el medio ambiente, ya que nos decantamos por opciones que ayudan bien a la economía local si compramos productos locales, o al medio ambiente si nuestra fruta y verdura es de temporada y reciclamos los envases de otros productos.

Pasos a dar para que nuestro consumo de alimentos sea responsable

El primer paso lo podemos dar desde casa sin hacer esfuerzo, y es llevar una dieta sana y equilibrada. Para ello es necesario que empecemos a consumir más cantidad de alimentos naturales, como el tomate natural, y dejar de lado los procesados y ultraprocesados.

El siguiente paso es cambiar nuestra forma de comprar alimentos. Para ello es mejor hacer un menú semanal o quincenal y sobre esa planificación hacer nuestra lista de la compra. De esta forma evitaremos comprar cosas que no vamos a utilizar y que luego se quedan al fondo de la nevera.  Por ejemplo, si hacemos una compra quincenal y queremos vegetales que no se echen a perder, podemos comprar conservas vegetales, que aguantan mejor el paso del tiempo.

Otro ejemplo de consumo responsable de alimentos son los productos ecológicos, como el tomate frito ecológico, ya que para producirlos no se han utilizado pesticidas u otras sustancias que tienen un impacto negativo en el medio ambiente.

Un paso que hacemos todos desde hace tiempo es reciclar los residuos que generamos. De esta forma se pueden tratar de forma correcta y reducimos nuestro impacto medioambiental.

Qué beneficios tiene practicar un consumo responsable de los alimentos

El primer beneficio que vamos a notar es el ahorro, ya que, si compramos solo lo que verdaderamente vamos a consumir, nuestro gasto en comida disminuirá. Además, al llevar una alimentación sana, nuestro cuerpo lo notará ya que le estaremos aportando los nutrientes que necesita.

El siguiente beneficio lo nota la economía local si apostamos por productos locales o de origen nacional. Estos productores verán como sus ventas aumentan y podrán seguir desarrollando su actividad. También estaremos acortando la distancia entre lugar de producción y de consumo, lo cual nos lleva a un ahorro energético y la reducción de emisiones nocivas para el medio ambiente.

Al final el principal beneficiado es el medio ambiente, ya que al ser conscientes de lo que consumimos y cómo lo consumimos estaremos ayudando a que mejore.  Y tú, ¿ya sabes cómo hacer un consumo responsable de los alimentos?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.