Los mejores trucos para comer sano

trucos-comer-sano

Todos conocemos lo importante que es llevar una dieta saludable. Sin embargo, pocos saben realmente cómo hacerlo y, sobre todo, cómo mantenerla. Lo cierto es que es mucho más sencillo de lo que creemos, por eso, como nos gusta cuidarte, te desvelamos los mejores trucos para conservar una buena alimentación. ¡Presta mucha atención!

  1. Come más legumbres

Las legumbres son una rica fuente de proteínas vegetales y contienen mucha fibra, lo que ayuda a una mejor digestión, a reducir el colesterol y regular los niveles de glucosa. Por ello, es recomendable su ingesta dos veces a la semana.

La gran variedad de leguminosas que existen nos ofrece la posibilidad de cocinar multitud de recetas diferentes según nuestros gustos. ¡Encuentra tu preferida e inclúyela en tu dieta!

  1. Productos esenciales en tu nevera

Una de las razones por las que descuidamos nuestra alimentación es por la falta de ideas o comida en nuestra despensa. Por eso, te recomendamos que procures tener siempre verduras y pollo congelados, un bote de legumbres en conserva y tu producto favorito de Hida en tu despensa.

¡Te pueden sacar de un apuro sin renunciar a comer saludable!

  1. Menos sal en tus comidas

La sal incrementa la presión arterial y está asociada a la aparición de enfermedades como la osteoporosis o la insuficiencia renal.

Lo que más nos gusta de la sal es que potencia el sabor de las comidas. Sin embargo, es posible intensificarlo igualmente, pero de forma mucho más saludable, si la sustituimos por hierbas, especias u otros condimentos alimentarios.  

  1. Cambia el azúcar por la canela

Sí, has leído bien. Media cucharadita de canela diarias reduce significativamente los niveles de azúcar y colesterol en nuestro organismo. Además, esta especia aporta grandes beneficios para nuestra salud, como el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico, la mejora de la circulación sanguínea o la estimulación cerebral.

Por supuesto, el sabor no es el mismo, pero los beneficios son mucho mayores que los del azúcar blanco refinado. Prueba con este método ¡puede que incluso te termine gustando más!

  1. 8 vasos de agua al día

Decir que hay que beber 2 litros de agua al día puede parecer muchísimo para algunos, pero ¿verdad que parece más asequible ingerir 8 vasos de agua? Un consejo para lograr una correcta hidratación es distribuirlos en dos vasos al despertar, uno a media mañana, dos para comer, uno a media tarde y dos antes de dormir.

No obstante, esta cantidad variará dependiendo de la actividad física, de la edad o el peso de cada uno. Asimismo, el consumir alimentos con un alto contenido de agua ayudará a mantener una correcta hidratación.

  1. Comida rápida casera

A todos alguna vez nos apetece cenar algo de comida basura y resulta muy tentador pedir a domicilio a un restaurante de comida rápida, pero ¿por qué no la preparas tú en casa?

Satisface las ganas de comerte una hamburguesa, unos nuggets de pollo o un pizza elaborándola tú mismo. Así podrás incluir tus ingredientes favoritos, con productos de calidad y de una forma mucho más saludable.

  1. Reduce las grasas saturadas

Aunque suene complicado ¡es todo lo contrario! Puedes lograr reducir hasta un 30% las grasas saturadas de tu dieta con pequeños cambios sin prescindir de los alimentos que consumimos habitualmente.

Por ejemplo, sustituye la mantequilla por margarina, la leche entera por la desnatada y compra carne picada de vaca con un 5% de grasa en vez de con un 20%. ¡Solo tienes que fijarte en el etiquetado!

Para cuidarse no es necesario realizar un gran cambio, sino que es mejor incluir pequeñas modificaciones en tu rutina alimentaria para que no te cueste demasiado esfuerzo y no termines por abandonar. ¡Al final se convertirán en parte de tu rutina y lo harás sin darte cuenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.