Los secretos de la dieta mediterránea

secretos-dieta-mediterranea

La dieta mediterránea es mucho más que una serie de pautas que seguimos a la hora de comer, es una herencia cultural y un estilo de vida equilibrado y saludable, que recoge desde recetas y diferentes formas de cocinar hasta costumbres y productos típicos. Por ese motivo, en el blog de conservas vegetales de Hida Alimentación os contamos cuáles son los secretos de la dieta mediterránea ¡para que lo sepas absolutamente todo sobre ella!

Aceite de oliva

El aceite de oliva es la principal grasa de adición de la dieta mediterránea. Es rico en vitamina E, betacarotenos y ácidos grasos monoinsaturados que son beneficiosos para el corazón. Este alimento ha perdurado a través de los siglos y ha trascendido las costumbres de cada región, estando presente en muchísimos otros alimentos, como en la elaboración del tomate frito. ¡Pon un poco de aceite de oliva virgen extra a tus platos!

Alimentos frescos y de temporada o poco procesados

Consumir alimentos que sean poco procesados es fundamental, y si son frescos y de temporada, mejor todavía. La dieta mediterránea favorece el consumo de estos alimentos sobre los de cualquier otro tipo, ya que son más saludables y nos permite consumir fruta y verdura en el momento en el que nos aportan más nutrientes y tienen un mejor sabor.  Y en España tenemos la suerte de disfrutar de multitud de verduras y frutas para elaborar nuestros platos ¡aprovechémoslos!

Consumo de pescado y huevos

La dieta mediterránea recomienda consumir pescado azul como mínimo una vez a la semana, ya que tienen grasas que son buenas para nuestra salud cardiovascular, como el omega-3. Los huevos son ricos en proteínas de buena calidad, vitaminas y minerales, por eso se aconseja tomar entre tres y cuatro huevos a la semana. Huevos, pescado, pasta ¡imagina las combinaciones y variedad de platos que tienes a tu alcance!

Pan y alimentos hechos con cereales

Uno de los pilares de la dieta mediterránea, junto con la fruta, verdura y el pescado fresco, son los alimentos procedentes de cereales, como el pan, el arroz o la pasta, ya que, al ser ricos en hidratos de carbono, nos aportan la energía que necesitamos para nuestro día a día. Al comer un plato de pasta con salsa boloñesa con atún estaremos tomando la cantidad suficiente de cereales, pescado azul y aceite de oliva para seguir la dieta mediterránea. ¡Se nos hace la boca agua sólo de pensarlo!

Poca carne roja

Consumir grasas animales en exceso no es bueno para la salud, por eso en la dieta mediterránea el consumo de carne roja se limita a pequeñas cantidades y en ocasiones especiales. ¡Toma buena nota de ello!

Lácteos

Los productos lácteos como la leche, el queso y el yogurt son una gran fuente de proteínas con un alto valor biológico. También tienen unos microorganismos vivos que nos ayudan a mejorar el equilibro de nuestra microflora intestinal.

La fruta, para el postre

La fruta es un alimento muy nutritivo y sabroso que deberíamos de tomar como postre a diario en vez de tomar un dulce. Además, al haber tanta variedad, podemos tomar una pieza de fruta distinta para merendar y otra después de cenar.

Haz algún tipo de actividad física todos los días

Este es otro de los pilares de la dieta mediterránea, ya que al hacer algún tipo de actividad física nos ayuda a conservar un buen estado de salud, con treinta minutos al día de ejercicio moderado es más que suficiente.

Estos son los ocho secretos de la dieta mediterránea fundamentales para incorporar en tu día a día ¿los conocías? ¡Ponlos ya en práctica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *