Lasaña con sofrito para pasta

El verano ya está aquí ¡por fin! La playa, la piscina, los paseos al atardecer, los viajes, las vacaciones; una época ideal para desconectar. Pero el verano también son unos meses para comer cosas fresquitas y sobre todo rápidas de hacer, que con el calor se hace complicado tirarse horas y horas en la cocina. Por este motivo, desde el blog de Hida Alimentación, te proponemos una estupenda y fácil receta, para preparar en los meses veraniegos, con uno de nuestros productos: lasaña con sofrito para pasta Hida. ¿Te apetece?

La lasaña es un plato de origen italiano y es una pasta que se sirve en láminas. Como todas las pastas ayuda a bajar el índice glicémico de una comida convirtiéndose en un alimento muy nutritivo. Se puede cocinar de diversas maneras: de verduras, con pasta, e incluso con chile con carne en México. La que hoy proponemos es con el sofrito para pasta que, elaborado a fuego lento, combina nuestro tomate frito con la carne de cerdo y vacuno.

Para la elaboración de la lasaña a la bologñesa necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 10 placas de lasaña.
  • 1 bote de sofrito para pasta Hida.
  • 250 gr. de atún en aceite,
  • 5 huevos duros.
  • Sal.
  • Mayonesa.
  • Mantequilla.
  • Agua.

Elaboración:

Primero ponemos unos 2-3 litros de agua a calentar. Cuando empiece a hervir le añadimos una pizca de sal y las láminas de lasaña. Por lo general, debes dejarla durante unos 7-8 minutos. Cuando la pasta esté lista la escurrimos y la refrescamos bajo un grifo. A continuación, o al mismo tiempo, ponemos a cocer los huevos.

Calentamos el horno a unos 200 grados. Aprovechamos y frotamos la bandeja del horno con mantequilla para evitar que se nos peguen la lasaña. Colocamos las placas y esparcimos el sofrito para pasta. Ponemos otra lamina por encima y un poco más de sofrito. Así con todas.

Cuando terminemos echamos varias cucharadas de mayonesa sobre la lasaña y los metemos al horno durante 10 minutos aproximadamente.

Y, ¡voila! Ya tenemos una rica lasaña con sofrito para pasta de Hida. Ya sólo queda pronunciar las palabras mágicas: ¡A comer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *