Cómo preparar kétchup casero

ketchup-casero-receta

Kétchup, lo amas o lo odias, lo utilizas para todo o no lo quieres ni ver. Kétchup, cátchup, cátsup, todo vale. Probablemente la salsa de tomate especiada más popular del mundo, sobre todo entre el público más juvenil. Patatas fritas, hamburguesas, perritos calientes, huevos fritos, o lo que es lo mismo, un sinónimo perfecto de “comida rápida”.

El origen de esta salsa se encuentra en China, donde la utilizaban para acompañar a las carnes y pescados, aunque su uso se popularizó en Inglaterra en el siglo XIX, extendiéndose rápidamente por todo el mundo hasta ahora.

Pero ¿te has planteado alguna vez cómo preparar un kétchup casero evitando así los conservantes y colorantes que incorporan los productos industriales? En realidad, hacer kétchup casero es bastante sencillo y no te llevará más de 1 hora de preparación, sobre todo si utilizas tu tomate frito de confianza.

Por este motivo, en el blog de conservas de vegetales de Hida Alimentación te proponemos una receta para preparar Kétchup casero, una receta sencilla, deliciosa y saludable.

Ingredientes para un kétchup casero

  • 1 bote de tomate frito de Hida Alimentación
  • Sal
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Especias como jengibre y comino
  • Vinagre
  • Guindilla (si te gusta el picante)

Cómo hacer kétchup casero

En una cazuela vertemos nuestro bote de tomate frito, que gracias a su preparación auténticamente casera sólo tendremos que abrirlo ¡y listo! Le añadimos un vaso de vinagre y lo mezclamos bien.

Si eres de los que le gusta el picante, puedes echarle un poco de guindilla. Añadimos las especias y el azúcar. Seguimos mezclando bien, e incluso lo probamos un poco con la cuchara para ver que la cocción está siendo correcta, y añadimos una pizca de sal al gusto. Por supuesto, todo ello a fuego lento para que la salsa vaya teniendo ese color y textura que tanto nos gusta.

Una vez que ya lo tengamos, lo retiramos. Lo ideal para conservarlo correctamente es utilizar botes de cristal bien limpios. Por ejemplo, se pueden reutilizar los botes de tomate frito que solemos emplear para otras recetas.

¡Y voila! Patatas fritas, hamburguesas, perritos calientes, huevos fritos o cualquier otra guarnición que se preste para disfrutar de una salsa de kétchup casero y bien rico. Y tú, ¿para que platos lo vas a utilizar? ¡Cuéntanoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *