Cómo crear un jardín vertical DIY con conservas de vegetales

¿Eres de esas personas que tiene un jardín o terraza y no sabes cómo darle un toque más natural y bonito por falta de espacio? En Hida Alimentación tenemos la solución para este problema y, además, de una manera muy barata y sencilla.

Esta solución no es otra que crear un jardín vertical reutilizando botes o latas de conservas de vegetales para hacer los maceteros. Estos jardines son ideales para terrazas pequeñas, con el espacio justo para poner una mesa y algunas sillas, ya que al estar situado en la pared y de forma vertical no ocupan apenas sitio. Es genial y muy decorativo, ¿te atreves a hacerlo con nosotros?

Pasos para crear un jardín vertical con latas de conservas

Lo primero para crear tu propio jardín vertical es pensar en el diseño y la distribución que va a tener. Tienes que pensar en los tipos de plantas que vas a querer, que sobresalgan mucho o que no lo hagan, tener en cuenta algunos factores como la luz del sol o la temperatura del ambiente para elegirlas, los distintos colores con los que va a contar, si prefieres flores o plantas…

Una vez tengas claro lo anterior y hayas almacenado o guardado las latas de conservas de vegetales de estas últimas semanas hay que ponerse manos a la obra. Lo primordial es limpiar los botes o las latas bien por dentro, que no quede ninguna clase de restos. Da igual el contenido que haya tenido dentro, mientras quede totalmente limpia después, todas nos valen sin problema.

Ahora viene el paso más divertido de todos, decorar los botes a nuestro gusto. Esto se puede hacer directamente sobre la lata con pintura o poniéndole papel alrededor, ahí ya sería al gusto de cada uno y dependiendo de lo artista que te sientas ese día. Recuerda que no indicamos ningún número de latas de conserva de vegetales concreto porque eso va en función del espacio con el que cuentes y de la cantidad de decoración que quieras tener en tu terraza.

Una vez tengamos esto hecho lo demás será muy fácil y llevadero. Se trata de poner las plantas o flores dentro de los botes o latas, con su respectiva tierra para que sobrevivan. Esto puede realizarse directamente sobre la propia lata o en una maceta más pequeña, de esta última manera el recipiente que más se manchará será la maceta y la otra se mantendrá más limpia y durará durante más tiempo.

Por último, colocas tus macetas personalizadas y caseras en la pared o en un panel específico para poder colgarlas, de esta última forma no dañarás apenas la pared de tu terraza, patio o jardín. ¡Y listo!

Ya tienes tu propio jardín vertical personalizado, en el que apenas habrás dedicado un par de horas de tu tiempo y en el que has reutilizado las latas de conservas de vegetales que no sabías que hacer con ellas. Ahora tan solo toca disfrutar y “fardar” de tu propio jardín vertical con tus amigos y familiares cuando visiten tu casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *