El falso mito de que los hidratos de carbono engordan por la noche

Sí, sí como estás leyendo. Otro mito más de la alimentación que hoy en día ya está prácticamente desmontado. Y desde el blog de conservas vegetales de Hida Alimentación te vamos a proporcionar toda la información que necesitas saber.

¿Qué son los hidratos de carbono?

Para comenzar vamos a definir estos nutrientes. Los hidratos de carbono son la gasolina de nuestro organismo, nos aportan la fuente esencial de energía necesaria diaria.

Esta contribución energética conlleva un aporte calórico, por lo que su ingesta ha de ser moderada, pero no implica que se deban eliminar de una dieta equilibrada, de hecho, debemos ingerirlos a diario y deben estar presentes en todas las comidas.

¿Qué alimentos son ricos en hidratos de carbono?

–          Tubérculos

–          Cereales

–          Frutas

–          Legumbres

–          Patatas

–          Pan

–          Pasta

–          Legumbres

–          Hortalizas

¿Engordan los hidratos de carbono?

Lo siento, pero… lo único que no engorda en esta vida es lo que no te comes. Fuera de bromas, depende de muchos factores. No podemos culpar a un plato de macarrones con alguna salsa para pasta de engordar, ni a ningún otro nutriente.

Los hidratos de carbono “engordan” al mismo nivel que las proteínas y poseen menos calorías que las grasas.

También depende del alimento, evidentemente refrescos, dulces o productos ultraprocesados están caracterizados por un alto contenido en hidratos y grasas, que hacen una combinación explosivamente calórica para nuestro organismo.

Esto no pasa con otros alimentos compuestos por hidratos de carbono como sucede con las verduras, frutas o legumbres… Ya que estas son muy eficaces para el control del peso y ayudan a saciar tu organismo.

¿Qué ocurre por la noche?

Los hidratos de carbono por la noche actúan de la misma manera que durante el resto del día con alguna excepción, como puede ser tener en cuenta el nivel de glucógeno en nuestro organismo (cantidad de hidratos de carbono almacenados en nuestro cuerpo). Si hemos realizado alguna actividad física por la tarde, el glucógeno de nuestro organismo disminuye, por lo que es recomendable reponerlo por la noche.

Antes se pensaba que al ser la cena la última comida del día, si ingerías un plato de espaguetis con alguna salsa para pasta, arroz o un puré de patatas, automáticamente se convertiría en grasa al ser una fuente de energía que no se va a usar.

Y aprovechando para desmentir mitos, aclaramos que por la noche también se gastan calorías y más de las que se pensaban. La actividad cerebral se incrementa por lo que el consumo de energía también. El cerebro necesita glucosa para funcionar por la noche.

Esto no quiere decir que te atiborres, ya que en el caso de los hidratos las cantidades son muy importantes.

Los hidratos de carbono sacian y relajan, preparando al cuerpo para afrontar el día siguiente con las reservas de energía que aportan.

Escoger las versiones integrales con alto volumen de fibra es una gran opción ya que son muy saciantes y su absorción es más lenta.

Una pizza de base integral, salsa para pasta y alguna proteína como el huevo, atún o pollo es una combinación perfecta para una cena sana y completa.

Un plato de pasta también es una gran opción ya que este alimento favorece la sedación y calma la ansiedad.

Asique…Ya no tienes por qué temer a este nutriente, solo consúmelo con la moderación que merece, ¡la hora es lo de menos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *