Hidratos de carbono para la alimentación deportiva

hidratos-de-carbono-alimentacion-deportiva

Es fundamental adaptar nuestra alimentación según las necesidades u objetivos nutricionales que tengamos. En el caso de los deportistas, es clave la ingesta de hidratos de carbono como principal fuente de energía.

Sin embargo, no todos son iguales y es importante saber diferenciarlos para lograr una buena alimentación. Por eso, como nos encanta cuidarte, te damos las claves para una dieta deportiva rica en hidratos de carbono. ¡Apunta!

¿Por qué son tan importantes?

Los hidratos de carbono se almacenan en nuestros músculos e hígado en forma de glucógeno y son la principal fuente de energía para que estos trabajen, lo que los convierte en la base de toda dieta deportista.

Durante los entrenamientos y competiciones se produce un mayor gasto de energía que debe compensarse con los alimentos y bebidas que ingerimos. Por lo que es importante que exista una sincronía entre lo que comemos y la práctica deportiva que realizamos.

Un consumo irregular de carbohidratos podría desembocar en mareos, desequilibrios o hasta en pérdida del conocimiento. Asimismo, es recomendable mantener reservas de glucógeno e, incluso, aumentarlas antes y después del ejercicio.

Tipos de hidratos de carbono

Antes de nada, debemos saber que no todos los carbohidratos son iguales. Por ejemplo, en los obtenidos a partir de harinas y azúcar refinados su contenido es excesivo, mientras que en legumbres o frutas es más bien escaso. Por lo que no hay que tener tanto en cuenta cuántos tomamos sino de dónde proceden para poder ajustarlos a nuestra dieta.

Existen dos tipos principales de hidratos de carbono. Por un lado, encontramos los complejos o de absorción lenta y, por otro, los simples o de absorción rápida. Los primeros son cereales como el trigo, la avena o el centeno, así como el arroz, que son de los que más deben consumir los deportistas. Y los segundos son los azúcares simples como la miel, la bollería, mermelada, zumos o bebidas azucaradas.

¿Cómo consumirlos?

La clave es ingerir alimentos de origen integral ya que, al no estar refinados, nos ayudarán a digerirlos mejor y a mantener una energía constante durante el entrenamiento.

Existen multitud de recetas ideales para incluir en la dieta de un deportista. Algunos de los productos que no deben faltar son las legumbres, que puedes consumir como un plato tradicional de cuchara o en forma de ensalada; la avena, que es perfecta para desayunos; el arroz y la pasta, que combinados con los productos de Hida… ¡bienestar y sabor están garantizados!

En definitiva, los hidratos de carbono son básicos para cualquier deportista debido a la potente fuente de energía que supone para la recuperación muscular. De modo que es fundamental planificar una dieta que los contengan teniendo en cuenta los entrenamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.