Curiosidades sobre el tomate frito

Te encanta su sabor. Lo adoras. Tu paladar se enciende como un niño con un juguete nuevo cuando su textura recorre su lengua. Lo usas para los guisos, para todo tipo de pasta, para cualquier plato de la cocina Mediterránea. Pero seguro que no conoces alguna de sus increíbles curiosidades. ¿Lo sabes todo sobre el tomate frito?

Su origen data del siglo XVI. Originariamente amarillo, de ahí su nombre en italiano “pomodoro” (manzana de oro), llegó a España en primer lugar a Sevilla. ¿Sabías que por entonces era considerada como una planta tóxica?

Es una de las conservas vegetales con mayor cantidad de licopeno. Este caroteno ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer, el ictus y los derrames cerebrales debido a que actúa como antioxidante combatiendo los radicales libres del cuerpo. Además, ayuda reducir el colesterol y la hipertensión.

Protege tu piel. Según diversos estudios, el consumo de 55 gramos de tomate frito diario constituye un potente aliado para combatir las temidas y dolorosas quemaduras solares. Un alimento ideal para el verano.

Neutraliza el cloro en el cabello. Sí, a todo el mundo le gusta la piscina pero si eres rubia/o puedes ver como tu dorada cabellera se convierte en un triste verde… y para remediarlo, nada mejor que aplicar tomate frito en el pelo y lavarlo con champú para neutralizar el azul del cloro.

Importante en la dieta de un deportista. Debido a sus propiedades y vitaminas es un alimento que cualquier persona que realiza actividad física intensa debe incorporar en su dieta diaria, siempre y cuando lo use de manera equilibrada.

Cuéntanos, ¿qué curiosidades sobre el tomate frito conoces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *