Dieta en primavera

Llega el buen tiempo, las horas de luz van en aumento y es tiempo para salir a la calle y disfrutar de la familia y las comidas con los amigos. Sí, ha llegado la primavera. Pero también es una época donde el calor empieza a notarse ya que nos aproximamos al verano, y es el momento perfecto para pensar en la temida, para algunos, y famosa operación bikini.

Desde el blog de conservas de vegetales de Hida Alimentación siempre te recomendamos que lo mejor es evitar las dietas exprés, ya que a la larga suelen ser contraproducentes para nuestro organismo. No obstante, como todos queremos lucir un buen tipo en la playa, y sobre todo que el bañador del año pasado nos siga entrando, es importante seguir los siguientes consejos que te presentamos a continuación para llevar una dieta equilibrada también en primavera.

¿Qué alimentos tomar en primavera?

Cada estación tiene sus frutas y hortalizas de primavera. No es lo mismo consumir los aguacates en julio que en febrero. Así, esta estación también tiene sus alimentos predilectos para disfrutar de ellos en su punto más sabroso, como por ejemplo la cebolla frita, cuyo esplendor comienza en marzo. Por ejemplo, puedes utilizarla para preparar una ensalada de queso para cenar o para un arroz con cebolla frita en las horas centrales del día.

No obstante, lo bueno de las conservas de vegetales es que puedes utilizarlas durante cualquier época del año sin perder su sabor auténticamente casero y sabroso que tan loco nos vuelve a los amantes de la cocina mediterránea.

Es muy importante también el uso de hortalizas y verduras, así como los hidratos de carbono cuya manera más natural y rica de consumirlos es a través de la pasta junto con tu tomate frito casero favorito. Eso sí, es mejor tomar este tipo de platos un par de veces por semana y evitando, en la manera de lo posible, que su hora de consumición sea por la noche.

Horario de una dieta equilibrada

Como hemos podido comprobar en primavera los días se alargan, y esto puede desajustar un poco nuestro reloj biológico, por lo que será muy importante controlar a qué horas y cuántas comidas hacemos a lo largo del día.

Nuestro ideal es aprovechar la extensa y variada dieta mediterránea dosificando las ingestas en 5 comidas diarias, para así tener siempre energía disponible durante todo el tiempo, evitando las comilonas innecesarias.

El desayuno debe ser siempre fuerte para así llenarlos de energía y afrontar las primeras horas del día de una manera activa. Más tarde, alrededor de la media mañana, tomar un pequeño tentempié como una pieza de fruta para así no llegar con tanta hambre y ansía a la tercera comida del día, la del mediodía. Es aquí donde te recomendamos ingerir platos ricos en hidratos de carbono, por ejemplo, un plato de espaguetis con tomate frito. Por la tarde debemos hacer una pequeña merienda (una pieza de fruta) y terminar con una cena ligera para no acostarte con el estómago lleno.

 

La importancia del ejercicio físico

Si la importancia de la dieta es capital para tener un cuerpo sano, también el ejercicio físico, siendo la primavera el tiempo perfecto para desarrollarlo al aire libre. Nos permite, sin el calor de verano y el frio del invierno, salir a la calle a hacer una buena carrera o una sesión de bici en familia.

Y es que si bien es importante una dieta equilibrada, también realizar ejercicio físico. Disfrutar de una sesión de senderismo por el monte puede ser una gran idea para disfrutar de un día diferente y poder respirar un poco de aire limpio. El ejercicio físico nos ayuda a evitar el sobrepeso y prevenir enfermedades cardiovasculares, tomando como referencia un mínimo de 30 minutos de ejercicio físico para llevar una vida sana.

Y estos son los consejos que te aportamos para llevar una dieta en primavera: 5 comidas al día, platos ricos en hidratos de carbono y pasta nutritivas con tomate frito y ejercicio físico diario. Y tú, ¿cuál es tu dieta en primavera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *