Consejos para evitar el sedentarismo

como-evitar-el-sedentarismo

Llevar una vida inactiva es un problema que afecta a un gran número de personas en la actualidad. No solo por la falta de motivación que provoca el no moverse, sino también por el mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o en el deterioro de nuestros huesos.

Por ese motivo, como nos encanta cuidarte, en este post te damos algunos consejos para alejarte del sedentarismo y lograr que te sientas más a gusto contigo mismo. ¡Toma nota de todos ellos!

La planificación es la clave

Tal vez creas que no te da la vida para hacer deporte, cuidar tu alimentación, trabajar, disfrutar y realizar las mil cosas que tienes pendientes a lo largo del día. No obstante, todo es posible con una buena organización. A continuación, te contamos algunas ideas para agilizar tu día a día sin realizar grandes cambios en tu rutina.

Aparca el coche

Una idea fácil y muy práctica es dejar el coche en casa y realizar tus desplazamientos a pie, ¡o incluso en bici! No solo te ahorrarás atascos y gasolina, sino que harás ejercicio sin modificar tus hábitos diarios.

Además, si normalmente utilizas el transporte público, te proponemos bajar un par de paradas antes y hacer el resto del trayecto andando.

Elige las escaleras

Todos sufrimos la tentación de pulsar un simple botón y subir cuatro plantas en ascensor moviendo tan solo un dedo. Sin embargo, elegir las escaleras es una forma muy eficaz de moverte, porque te ayudará a fortificar los músculos de las piernas y a mejorar tu capacidad cardiaca y pulmonar.

Mejora tus hábitos alimentarios

Realizar ejercicio no es la única manera de evitar el sedentarismo, pues llevar una dieta saludable influirá enormemente en tu salud. Por lo tanto, mantener una alimentación equilibrada, rica en vegetales, lácteos y pescado, será clave en tu rendimiento y bienestar. Así que, ¡aprovecha, con los productos de Hida es muy fácil cuidarse!  Además, solo tienes que abrir un bote para disfrutar del auténtico sabor casero, cocinado como tú lo harías, ahorrando tiempo en la cocina.

Asimismo, esta práctica, combinada con una actividad física regular, contribuirá a reducir o aumentar el peso según las necesidades de cada persona.

Aprovecha la tecnología

Uno de los grandes beneficios de la tecnología es poder acceder a prácticamente todo tipo de información con un simple clic. Por eso, te animamos a realizar ejercicio desde casa con algún vídeo de Internet.

Elige tu estilo favorito. Puedes decantarte por el cardio, ejercicios de tonificación, ¡o yoga! Cualquier actividad es válida mientras te anime a moverte.

Cinéfilo en movimiento

Si lo que te gusta son las películas, te proponemos practicar ejercicio mientras las ves. ¡Sí, has leído bien! Puedes subirte a tu bicicleta estática (o cualquier aparato para moverte en casa) y ponerte un capítulo de tu serie favorita. De esta forma estarás moviéndote sin apenas darte cuenta y te será más fácil hacer deporte puesto que fusionarás una tarea que te encanta con otra que tal vez no tanto. ¡Dos por uno!

Deja que el ritmo te lleve

Un método muy divertido para animarse a levantarse del sofá es… ¡bailar! Ponte tu música preferida y déjate llevar por el ritmo. Esto no es un concurso y no tiene por qué verte nadie, ¡así que disfruta!

Bailando se consigue reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo, así como conseguir unos músculos más fuertes y un mayor equilibrio. ¡No hay excusas!

Acude al médico

Realizar una visita periódica a nuestro médico puede ayudarnos a, no solo combatir, sino también a prevenir cualquier tipo de enfermedad. Recuerda que puede darnos un diagnóstico para, en base a él, planificar una dieta y ruta de ejercicio más adecuada a nuestras necesidades.

Como veis, no hace falta proponerse grandes objetivos para cambiar nuestro estilo de vida, especialmente al principio. Lo mejor es empezar con prácticas sencillas como estas para no abandonar en momentos de debilidad. ¡Anímate a combatir el sedentarismo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.