Cómo practicar ejercicio en casa

como-hacer-ejercio-en-casa

En estos días de cuarentena, de quedarnos en casa, no podemos olvidarnos de nuestro cuerpo. Huesos, músculos y articulaciones tienden a atrofiarse con la vida sedentaria de sofá y televisión, además de necesitar un estímulo mental para pasar estos días de confinamiento en las mejores condiciones físicas posible.

Pero a veces la cuestión no está tanto en el qué hacer sino en el cómo, por ello, como nos encanta cuidarte, desde el blog de salsas para pasta de Hida Alimentación, te presentamos una serie de pautas o ejercicios fáciles y sencillos de realizar mientras que dure esta cuarentena. ¿Preparado?

Fíjate metas y objetivos para motivarte

No debes empezar a hacer ejercicio sin tener ningún motivo aparente ni tampoco para dejar de estar tan aburrido y que las horas vayan pasando. Fíjate unas metas concretas, realizables y, sobre todo, sencillas y acordes a la situación actual. Por ejemplo, si nunca has hecho más de 5 flexiones ponte como objetivo terminar la semana haciendo 10 seguidas.

El ejercicio de redactar estas metas no sólo te ayudará a mentalizarte y a cumplir con los objetivos ¡sino que también es una manera de motivarte! Además, para hacer más llevadera la rutina de ejercicios ponte música que te anime, que te motive, que saque lo mejor de ti. Seguro que así te será mucho más fácil conseguir los resultados propuestos.

Crea una rutina

Según diversos estudios se cifra en 21 días el tiempo que una persona necesita para adquirir un nuevo hábito. O lo que es lo mismo: hay que ser muy constante. Para conseguir tus propósitos y que esta nueva rutina de ejercicios no se quede en vano, intenta hacerlos siempre a la misma hora, en el mismo lugar de la casa. De esta forma estarás mucho más cerca de convertirlo en un hábito y en llegar a tus metas. ¡Venga, que tú puedes!

Elabora una tabla de ejercicios

Lo primero de todo es reconocer el potencial y las diferentes herramientas que el espacio de tu casa te deje. Muebles, sillas o incluso la barra de la escoba pueden servirnos de gran utilidad a la hora de hacer ejercicio. La creatividad siempre es un plus. Para ello, también puedes ayudarte de aplicaciones móviles profesionales como Fitbit Coach, Sworkit Entrenador o SWEAT Kayla Itsines Fitness.

Antes de comenzar es importante tomarte un tiempo para hacer un calentamiento adecuado, con el fin de preparar el cuerpo y evitar lesiones. Movimientos lentos y amplios y que incluyan todas las articulaciones.

Algunos de los ejercicios básicos que te proponemos en tu rutina diaria son:

-Sentadillas: ponte delante de una silla con las piernas separadas y con los pies abiertos hacia fuera. Ahora, simula sentarte en la silla bajando el tronco, sacando la cadera hacia atrás con la espalda recta y sin que las rodillas superen la punta de los pies. Un ejercicio perfecto para fortalecer glúteos y piernas.

-Flexiones: coloca las palmas de la mano en el suelo y alinea tu cuerpo de los pies a la cabeza. Desciende el tronco hasta que el pecho roce el suelo mediante la flexión de brazos. Si ves que te cuesta mucho este ejercicio, puedes colocarte un pequeño cojín en las rodillas, controlando mejor el movimiento. Un ejercicio ideal para trabajar el pectoral desde casa.

-Fondos: ponte de espaldas de una silla o incluso de tu cama. Inclina tu cuerpo y agarra con las manos el borde del asiento para equilibrarte, teniendo las piernas extendidas o ligeramente dobladas. Deja caer tus brazos apoyadas y haz fuerza hacia arriba para volver a la posición inicial. Con este ejercicio conseguirás mejorar tu tríceps.

Curl bíceps: utiliza una botella de agua llena o incluso una garrafa si te notas con suficiente energía. Cógela con la mano y eleva el antebrazo hasta llegar a tu hombro sin mover el codo. Un ejercicio fundamental para cuidar tus bíceps sin necesidad de utilizar una pesa ¡y totalmente casero!

-Crunch/Abdominales: túmbate de espaldas bajo una toalla con las piernas dobladas y los pies firmes. Coloca las manos detrás de la cabeza o dóblalos haciendo una X sobre el pecho, lo que te sea más cómodo, y levanta el tren superior del cuerpo lentamente, con una inclinación mínima de 15 grados. ¿Lo notas?

Recompensa el trabajo

Sí, aunque no lo creas, es necesario recompensar el trabajo y el esfuerzo realizado. De esta manera, todo el “sufrimiento” será menor. Pero, ojo, nada de atiborrarse con comidas saturadas ni bollería industrial, sino con alimentos ricos y saludables de nuestra dieta mediterránea. Así que abre tu bote de salsa para pasta preferido, y cocina ese plato de arroz o de pasta italiana que tanto te gusta. Te lo has ganado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *