Cómo cuidar tu alimentación en vacaciones

consejos-alimentacion-verano

Cuidarse en verano puede ser complicado y más cuando nos vamos de vacaciones. Sin embargo, debemos tener claro que de lo que comemos depende nuestro bienestar y salud.

Por eso, como nos gusta cuidarte, en este post te damos algunos consejos para cuidar tu alimentación estos días. ¡Toma nota!

Sigue un horario

Mantener un horario cuando estamos de vacaciones puede ser una tarea complicada, especialmente cuando nos encontramos fuera de casa. Sin embargo, debemos intentar seguirla lo máximo posible.

Asimismo, es importante que no pasen más de tres o cuatro horas entre comidas para que mantengamos la energía y no lleguemos a la hora de comer tan hambrientos que nos peguemos un atracón que luego sea difícil de digerir.

Que no falte la fruta y la verdura

Sabemos que ya lo tenéis claro y que lo hemos repetido infinidad de veces, pero estos alimentos son fundamentales para mantenernos sanos en cualquier época del año. Además, en verano tenemos la suerte de contar con multitud de frutas y verduras de temporada que están deliciosas y son muy refrescantes.

Algunas de las recetas más típicas de esta estación están elaboradas a partir de este producto, como las cremas frías o el gazpacho. ¿Has probado el nuestro? Está preparado con productos naturales y es muy refrescante… ¡seguro que te encantará!

Comidas ligeras

Las altas temperaturas y las comidas demasiado pesadas o abundantes no se complementan muy bien. Por eso, en estas fechas lo mejor es optar por alimentos ligeros y con la grasa justa para que podamos digerirlas con facilidad.

Asimismo, no es necesario modificar lo que comemos, sino la forma en la que lo hacemos. Por ejemplo, puedes preparar recetas al vapor, asadas o a la plancha que, además de lograr platos con menos calorías, también son muy rápidas de cocinar.

De igual modo, las ensaladas, el pescado, las verduras o los batidos saludables son una muy buena opción para conservar una buena alimentación en verano.

Siempre preparado

Cuando nos vamos de vacaciones el hambre también se viene con nosotros y, por si fuera poco, a veces hasta con más fuerza. Para evitar caer en la tentación de acabar comprando unas patatas fritas, galletas o cualquier alimento procesado de picoteo, procura llevar contigo algún snack saludable.

Puedes preparar tú mismo una barrita energética con avena, echarte alguna pieza de fruta en la mochila o unos frutos secos, que te aportarán energía y son muy saludables.

Bebe mucha agua

Es aconsejable beber al menos 2 litros de agua al día, ya que el calor nos hace sudar más y, en consecuencia, deshidratarnos más fácilmente. Además, es una forma de combatir las altas temperaturas y de ayudar a eliminar las toxinas del intestino.

Para ello, intenta llevar siempre una botella pequeña contigo. ¡Te será mucho más fácil acordarte de beber agua!

Compensa las comidas

Si sabes que vas a salir a cenar y que probablemente te excedas comiendo, ¿por qué no compensarlo? Te recomendamos que te prepares una comida más ligera con, por ejemplo, pescado y verduras para equilibrar el atracón de después.

También puedes salir a dar un paseo por las noches, aprovecha que hace más fresco para bajar las cenas y no acostarte con el estómago lleno.

Helados caseros

Los helados son uno de los alimentos más representativos del verano. Sin embargo, abusar de ellos puede ser un problema para nuestra salud debido a la enorme cantidad de azúcares y aditivos que contienen. Pero… ¡tenemos un plan B!

¿Has pensado en prepararlos tú mismo en casa? Es una forma mucho más saludable de refrescarse y, además, ¡no hay límite de sabores! Innova, experimenta y prueba con cualquier alimento, ya sea fruta, cacao o frutos secos.

¡No dejes de cuidarte ni siquiera en vacaciones! ¡Seguro que tu cuerpo te lo agradecerá a la vuelta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.