Claves de alimentación para la astenia primaveral

claves-astenia-primaveral

A veces, cuando llega la primavera nos puede invadir una sensación de cansancio y debilidad que no es otra cosa que la astenia primaveral. Aunque siempre es importante que acudas a tu médico de cabecera en el caso de complicaciones, si cuidamos la alimentación podemos reducir esa sensación. Y desde el blog de sofritos caseros de Hida Alimentación queremos ayudarte con las siguientes claves.

Hacer 5 comidas al día

No saltarnos ninguna comida al día es fundamental para reducir tanto la sensación de cansancio como la de debilidad. Y es que de esta forma le estamos dando a nuestro cuerpo todos los nutrientes y energía que necesita para poder afrontar el día sin ningún problema. Si nos saltamos alguna de las 5 comidas diarias, no estamos teniendo este aporte energético y la sensación de cansancio o fatiga puede ir en aumento. ¡Tenlo siempre presente!

Incluir alimentos ricos en fibras, frutas y verduras y legumbres

Los alimentos ricos en fibras tienen una composición de hidratos de carbono que dan a nuestro organismo la dosis de energía necesaria para hacer todas nuestras tareas, reduciendo así la sensación de cansancio. Una buena forma de tomar alimentos ricos en fibras es preparar un plato de pasta integral con nuestra salsa boloñesa. Deliciosa y nutritiva a la vez.

Lo bueno de la primavera es que es temporada de un montón de frutas y verduras que nos darán más juego a la hora de planear nuestras comidas. Las verduras de hoja verde nos ayudarán a aportar más energía para sentirnos menos cansados, y las fresas y fresones característicos de la primavera nos aportarán más vitamina C y antioxidantes, además de ayudarnos a retener menos líquidos.  Los albaricoques o melocotones también nos ayudarán a combatir el cansancio típico de esta época.

Los frutos secos son nuestros amigos durante esta temporada, ya que son ricos en Omega 3 y ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune. Además, son una opción perfecta para comer a media mañana o incluso merendar.

¿Sabías que puedes comer legumbres en frío? Por ejemplo, en ensaladas o incorporándolas como ingredientes en cremas. Aunque en primavera, sobre todo al principio, también podemos seguir preparando un buen plato de lentejas o garbanzos, que salen riquísimos si preparamos el sofrito con tomate frito, ¿a qué sí?

Beber agua ayuda más de lo que pensamos

El aumento de temperaturas típico de la primavera hace que sudemos más, y con ello que nuestro cuerpo pida más hidratación. Y esto es justo lo que le tenemos que dar, más agua, por eso es muy importante seguir tomando entre 1,5 y 2 litros de agua diarios.

No todo es alimentación

Además de seguir estos consejos sobre alimentación, algo que nos puede ayudar a minimizar los efectos de la astenia primaveral es respetar las horas de sueño en la medida de lo posible y realizar ejercicio, como, por ejemplo, andar durante 45 minutos todos los días. Intentar mantener un horario fijo para desayuno, comida y cena también nos ayudará a reducir la sensación de cansancio.

Estos son nuestras claves de alimentación para la astenia primaveral, ¿te animas a seguirlas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.