Alimentos light y alimentos 0%

alimentos-light-cero

Los alimentos light ya son tan habituales en los lineales de los supermercados como los “normales, al igual que los 0%.  Pero ¿qué son exactamente? ¿Son beneficiosos para nuestra salud? ¿Qué los diferencia unos de otros? En el blog de conservas de vegetales de Hida Alimentación vamos a intentar responder a todas estas preguntas.

¿Qué son los alimentos lights?

Para que existan, primero tiene que haber un producto “original” o no light. Esto debe ser así ya que los alimentos que son considerados light, son una versión de los “normales” a los que le han reducido un 30% el valor energético, es decir, las calorías. Esto se puede ver en el etiquetado de los productos. Debemos tener en cuenta este porcentaje de reducción de valor energético y comprobar que es así, para saber que estamos ante un alimento light de verdad y no una promesa falsa.

En cuanto a qué tipos de alimentos lights podemos encontrar, la variedad es infinita. Hoy en día vemos desde refrescos, pasando por yogures, quesos, embutidos y hasta tomate frito light.

Y ¿cómo consiguen reducir las calorías de estos alimentos? Quitando la cantidad de hidratos de carbono (azúcares) que llevan o la cantidad de grasa. Esto quiere decir que se sustituyen por otros elementos como edulcorantes o sales, que no son perjudiciales para la salud.

Todos pensamos que este tipo de alimentos nos ayudarán a perder peso o llevar un estilo de vida más sano, y es cierto que ayudan, ya que al comerlos estamos ingiriendo menos calorías que si optamos por la versión normal de un producto light. Por ejemplo, si un día comemos un plato de pasta integral, podemos acompañarla de tomate frito light en vez de tomate frito casero para reducir el número de calorías que ingerimos.

También existen alimentos 0%, pero ¿qué son?

Los alimentos 0% son aquellos que no llevan algo en concreto, como grasa, azúcar, alcohol, edulcorantes, etc.

Que no lleven grasa o azúcar no los hace menos sanos que los light, ya que la ausencia de uno de ellos se compensa con un incremento en la presencia del otro, no reduciendo así el número de calorías que aporta, que es lo que solemos ir buscando cuando nos planteamos este tipo de alimentos.

Entonces, ¿merecería la pena escoger un alimento 0% en vez de uno light?

Dependiendo de lo que vayamos buscando, puede merecer la pena o no. Si lo que queremos es reducir el número de calorías que nos aporta un alimento en concreto, es mejor decantarnos por uno light, ya que nos asegura que esta reducción es real.

Por ejemplo, el tomate frito light de Hida Alimentación tiene un 30% menos de aporte energético que el tomate frito original, contando con 93 calorías este último y 60 el tomate frito light.

Antes de elegir entre un alimento light y uno 0%, es mejor mirar el etiquetado de ambos y optar por el que mejor nos convenga. Y tú, ¿lo tienes claro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.