Alimentos antioxidantes: ¿que son y que beneficios reportan a nuestro cuerpo?

Desde el blog de conservas vegetales de Hida te queremos informar sobre los beneficios de estas moléculas y los mejores alimentos que las incorporan, para que los incluyas en tu dieta y lleves una alimentación de lo más saludable. ¡Porque nos encanta cuidarte!

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son moléculas que nos protegen de los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento de las células y de la aparición de muchas enfermedades. Si no se combate a los radicales libres, el cuerpo puede enfermar y acarrear problemas más graves.

Tienen la capacidad de prevenir el deterioro prematuro de la piel, los órganos, tejidos…

Su consumo es muy importante para mantener una vida saludable, por lo que hay que incorporarlos a diario en nuestro menú en pequeñas cantidades que varían en función de la edad, la actividad física, los hábitos y las condiciones de salud.

Aproximadamente existen unos 8.000 tipos de antioxidantes, pero no todos actúan de la misma manera en nuestro organismo. Algunos atacan directamente a los radicales libres y otros solo afectan a especificas partes de una célula.

¿Qué beneficios aportan a nuestro organismo?

– Prevenir el desgaste y envejecimiento celular

– Limpiar los radicales libres de nuestro torrente sanguíneo

– Reducir signos de envejecimiento

– Reforzar el sistema inmunológico

– Disminuir el riesgo de enfermedades degenerativas con la edad, incluyendo:
• Cáncer
• Alzheimer
• Enfermedades cardiovasculares
• Cataratas
• Problemas cognitivos
• Degeneración muscular

Tipos de antioxidantes

Destacamos el licopeno, el beta-caroteno, el selenio y las vitaminas A y C.

Licopeno: es un antioxidante que previene enfermedades degenerativas. Está presente en la papaya, sandía y el más importante, el tomate y todos sus derivados, como pueden ser el kétchup o el tomate frito.

Beta-caroteno: este antioxidante ayuda a mantener la salud ocular y podemos encontrarlo en vegetales como las zanahorias y algunas frutas de color amarillo que protegen del cáncer de pulmón. También se encuentra en el té o el cacao previniendo problemas cardiovasculares.

Vitamina A:  necesaria para el sistema inmunológico, son fuentes de carotenoides por lo que los alimentos ricos en beta-caroteno son importantes para el aporte de vitamina A. Se encuentra en vegetales como la patata, calabaza, tomate, y en las frutas de color amarillo, naranja o rojo. También protegen contra el cáncer de pulmón.

Vitamina C: previene y reduce los resfriados y los signos de envejecimiento. La mayoría de frutas la contienen pero las más relevantes son las fresas, tomates, naranjas, kiwis…

Selenio: reduce el crecimiento de los tumores, por lo que protege al organismo de enfermedades como el cáncer de próstata, pulmón o colon. Las principales fuentes de selenio son el arroz y el trigo. La carne, las verduras y los frutos rojos también contienen este mineral.

Los alimentos más ricos en antioxidantes

Brócoli: este vegetal es uno de los más nutritivos que podemos encontrar. Posee importantes propiedades anticancerígenas y un gran contenido en vitaminas A, C y E. Es muy útil para el estreñimiento gracias a su alto contenido en fibra y también nos protege de la hipertensión.

verde: ayuda a prevenir el cáncer y enfermedades cardiovasculares, a mantener la línea y a bajar el colesterol. Se cree que lo ideal es beber dos o tres tazas al día.

Ajo: alimento considerado medicinal por su alto contenido en vitaminas (A, B y C), selenio, yodo, hierro, calcio, magnesio, potasio y cinc. Su consumo en crudo puede prevenir el cáncer y disminuir el colesterol o la presión sanguínea.

Tomate: reduce el colesterol y previene algunos canceres como el de próstata. Contiene vitamina A y C y es muy rico en licopeno. Para aprovecharlo al máximo es recomendable el tomate frito puesto que el licopeno necesita grasa para su óptima absorción. El tomate frito en aceite de oliva es el gran truco para aumentar los niveles de licopeno.

Chocolate: mejora la salud cardiovascular, la piel e incluso los estados emocionales. Es rico en fibra y vitamina C. Pero es bastante calórico lo que conlleva un consumo moderado.

Frutos secos: contribuyen al control del estrés, además de proteger al organismo frente a enfermedades cardiovasculares, o cácerigenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *